“El día 18 de junio me fui a la playa con mis estudiantes de segundo de la ESO y dos compañeros, Alberto y José Miguel, rumbo a Mazagón, una estupenda playa de la provincia de Huelva. Íbamos cargados con nuestras piedras, reglas de pizarra, papel, lápices, cuerdas, palitos, una escalera, rastrillos, sombrilla nevera, bocatas…, muchas ganas de pasarlo bien y el deseo de que las composiciones de piedras decoradas, que habíamos imaginado, se materializaran por fin.

Había preparado muy bien cómo organizar el trabajo de la playa con tarjetas de colores, grupos, unos aquí y otros allá, ahora pensamos en los dibujos, ahora montamos las piedras, todos trabajando, nada de niños aburridos deambulando… pero como siempre, una no sabe lo que va a conseguir hasta que no lo ha vivido alguna vez, y como me suele pasar, este priyecto estaba solo en mi cabeza.

Lo que pasó es que todo funcionó a la perfección, los chicos trabajaron de lo lindo, lo pasamos genial, nos bañamos, nos reímos, José Miguel alucinaba al ver a sus alumnos y alumnas trabajando, sin la recompensa de alguna nota…” 

Consejos para conseguir más tráfico en un blog
Cómo viajar muy barato